post

Un tratado del vicio

Por Alejandro Menéndez Guardo subrayada una frase muy oportuna dentro de un libro firmado por el propio Escohotado. La frase reza que de la piel para dentro empieza la exclusiva jurisdicción del sujeto, allí donde nadie más que él es soberano. Me ocurre que cada vez que leo al profesor me encuentro con la misma… Read more »

post

Salud, dinero y amor

Por Fabián Rodríguez Simón   En el ensayo que da título a la obra Retrato del libertino, Antonio Escohotado reseña las andanzas de un libertino victoriano que, a fines del siglo pasado, publicara una autobiografía llamada My Private Life. Walter, tal es el seudónimo del autor, relata sus relaciones carnales con más de dos mil… Read more »

post

Antonio o el ardor

«Todos somos madera, y el fuego es eterno. Lo que estos libertinos pretendieron fue arder alegremente. ¿Abrevia acaso la alegría el plazo de combustión? Quizá sí, quizá no. Sólo es indudable que los fuegos amordazados producen el humo más venenoso.” De esto se trata el nuevo libro de Antonio Escohotado: de la alegría. El filósofo y sociólogo español explica que no quiere vivir mucho, sino vivir a secas. Y a partir de esa noción de autonomía recorre temas tan aparentemente distintos como el goce sexual, el enfoque psicosomático de la salud, el juego, la euforia química y el bien morir. Dice, más o menos, que cada persona hace de su vida sexual un placer o una cruz; del juego, eso mismo o una compulsión; del uso de drogas, algo natural o un anatema; y de la muerte, una despedida buena o un fin indigno. El nuevo libro de Antonio Escohotado -que acaba de aparecer en España- se llama Retrato del libertino.

post

Escohotado & Hofmann

(Archivo fotográfico de una hermosa amistad) Cuando acaban de cumplirse 75 años del hallazgo psicofarmacológico más importante del siglo XX: la dietilamida del ácido lisérgico (LSD). Su descubridor, el eminente químico suizo Albert Hofmann, ampliaba sus investigaciones e identificaba el principio activo de los llamados hongos mágicos, la psilocibina. En esos años, el prestigio del científico… Read more »

post

El acto de emboscarse

No tiene sentido emboscarse sino para entrar en contacto con lo divino e intemporal que subyace a cada presencia; para bañarse en las fuentes originales de jovialidad y abundancia, y para saber hacer frente a la angustia.